upap

San Miguel Arcángel

Nos protege del mal

 

Y entonces se inició una batalla terrible en el cielo: por un lado, San Miguel y sus ángeles y, por el otro lado, Lucifer o Satanás con sus secuaces.

 

 

El nombre Miguel, proviene del hebreo Mikael que significa “el que es como Dios” o también “¿quién es como Dios?” ya que, se dice que mientras luchaba contra Satanás, éste de manera soberbia le dijo “¿quién como yo?” a lo que Miguel respondió “¿quién como Dios?” dando a entender que Dios era el todopoderoso.

Éste es uno de los ángeles más importantes de la corte celestial, sólo superado por el Arcángel San Gabriel, razón por la cual algunos lo conocen como el “Príncipe de los Ángeles”, aunque otros aseguran que es realmente el Príncipe de los Serafines.

El arcángel Miguel pertenece pues, a la tercer triada angelical compuesta por Principados, Arcángeles y Ángeles, y donde los arcángeles son los encargados de luchar contra los demonios. De hecho, Miguel es conocido como el jefe de la milicia celestial, encargado de luchar contra Satanás.

Al igual que Gabriel y Rafael, Miguel es de los pocos ángeles mencionados en las Sagradas Escrituras, tanto en el Antiguo como Nuevo Testamento; es curioso, sin embargo, que mientras algunos afirman que es uno de los siete Arcángeles existentes en la corte celestial, la palabra Arcángel sea una palabra utilizada sólamente en singular y principal motivo que otras personas aseguren que es el único arcángel Príncipe de los ejécitos de Dios. Específicamente es mencionado en: el Libro de Daniel, en el Libro de Josué (donde curiosamente no se le llama por su nombre, sino Capitán del ejército de Dios); en la Epístola de San Judas, disputando el cuerpo de Moisés; y, finalmente, en el libro del Apocalipsis. De acuedo con estos textos, Miguel tiene las siguientes funciones:


1.    Luchar contra Satanás, de ahí que se le identifique como Jefe de la milicia angelical.

2.  Rescatar a las almas de la perdición.

3.  Defender y proteger al pueblo de Israel, es decir, a los judíos.

4.  Participar en el Juicio Final trayendo a las almas frente a Dios, esto de acuerdo con Tesalonicenses, donde será responsable de tocar la trompeta cuando llegue el Arrebato.

5.  Ser un mensajero.


Miguel aparece representado en las pinturas y esculturas como un guerrero con la armadura que utilizaban los generales romanos, portando una espada o una lanza en su mano derecha con la cual amenaza a un dragón, que sería la encarnación del mal o Satanás, con quien precisamente se cuenta que luchó. Aunque, por otro lado, también se le representa con una balanza con la que se supone pesará las almas durante el Juicio Final.

 

Oraciones dedicadas a la invocacion de San Miguel Arcangel

 

Papa León XIII

 

“San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra la perversidad y asechanzas
del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.”




upap