upap

Agosto 2019

Nº 7


MISAS DEL MES:

Sábado 3: en San Martín del Mar, a las 12, aniversario de Mª Luisa Estrada; en Argüero a la una; en Tazones a las 6; en la capilla de Requexu, a las 7, por Charo Tomás y en Castiello a las 8

Domingo 4: en San Justo a las 10; en Bedriñana, a las 11, por Federico y Argentina; en Careñes, a las 12; en Oles, a la una, por Araceli Noval y en San Miguel de Arroes a las 5

Sábado 10: en Argüero, a la una, fiesta de San Mamés; en la capilla de Santiago a las 5; en Tazones a las 6; en la capilla de Requexu, a las 7, por Aurina Bonome y familiares y en Castiello a las 8

Domingo 11: en Bedriñana, a las 11, por Ernesto García y María Sánchez; en Villaverde a las 12; en Argüero, a la una, por los difuntos; en San Justo, a la una, fiesta patronal; en Arroes a las 5

Miércoles 14: en Castiello a las 8

Jueves 15: en Bedriñana, a las 11, por Faustino y Marina García; en Tuero, a las 12, fiesta de la Asunción; en Arroes, a las 12 y media, fiesta de la Asunción y en la capilla de Requexu, a la una, fiesta de Ntra Sra de los Angeles

Viernes 16: en Arroes, a las 12 y media, fiesta de San Roque; en Tazones, a las 12 y media, fiesta de San Roque y a las 7, procesión y salida al mar

Sábado 17: en Argüero a la una, por Alvaro y Herminia; en Oles, a las 5, por Araceli Noval; en Tazones, a las 6, por los difuntos de la parroquia; en la capilla de Requexu, a las 7, por Julio Ferrer y Ana Mª Alonso y en Castiello a las 8

Domingo 18: en Bedriñana, a las 11, por Camilo; en Careñes, a las 12; en Arroes, a las 12 y media, por los difuntos de la parroquia y en San Miguel a las 5

Viernes 23: en San Martín del Mar, a las 7, aniversario de Corona Costales

Sábado 24: en Argüero a la una; en la capilla de Santiago a las 5; en Tazones a las 6; en la capilla de Requexu, a las 7, por Aurora Estrada y en Castiello a las 8

Domingo 25: en Bedriñana, a las 11, por Marcelina, Genaro y sus padres; en Villaverde a las 12; en Oles (antigua iglesia), a la una, fiesta de San Félix y en Arroes a las 5

Viernes 30: en Tuero a las 6

Sábado 31: en Sariego a las doce; en Argüero a la una; en la capilla de Santiago a las 5; en Tazones a las 6; en la capilla de Requexu, a las 7, por José Fernández Vega y en Castiello a las 8

OTROS AVISOS:

-El martes día 6 comienza la novena a Ntra Sra de los Angeles en la capilla de Requexu a las 7 de la tarde, salvo el sábado, que será a las 6 y media, antes de la Misa

-En lo que queda de verano y en los próximos veranos la Misa de Castiello tendrá que ser los sábados  a las 8 de la tarde, por la coincidencia con las fiestas de la zona y la dificultad cada vez mayor de encontrar otro cura que la celebre los domingos a la una


OPINION:                                                

De estilos y talantes

-Al Nuncio del Vaticano en España, señor Fratini, le tocaba jubilarse, por haber cumplido los 75 años, y aprovechó las entrevistas típicas de la efemérides para soltarse la lengua y sorprender a propios y extraños con unas declaraciones poco diplomáticas sobre el franquismo y la posible exhumación de Franco. Sorprendió porque el hombre es tan poco dado a declaraciones que hasta algunos obispos le llaman El Mudo y sorprendió doblemente porque no pega que un cargo diplomático se despida del país en el que ejerció el cargo criticando al Gobierno. ¿Por qué lo hizo? Vete tú a saber, pero hay analistas que afirman que, más que por chinchar al Gobierno, fue por chinchar al Papa. Y aducen dos razones para ello: al parecer en Roma tenían poco en cuenta las ternas que el Nuncio proponía para los  nombramientos de obispos y, por otro lado, parece que el hombre esperaba que le premiasen con el capelo cardenalicio, como les sucedió a otros nuncios que se jubilaron en España, y el Papa le debió de decir que nones. ¿Y por qué no era valorado en Roma como él quisiera? Pues se supone que por razones de talante, de estilo. Fratini respondía más al estilo de los pontificados de Benedicto y Juan Pablo y, como les sucedió a unos cuantos obispos españoles, quedó un poco descolocado con la llegada de Francisco y no supo o no quiso disimularlo. Quizás te sorprendan, paciente lector-a, que pasen estas cosas en la Iglesia, pero es lo que hay. Cosas de ser Iglesia santa y pecadora a la vez.

-Algo parecido a lo que pasa en Roma sucede aquí. En nuestra diócesis, como en todas, hay cada año nombramientos y cambios de párrocos y en ellos también se refleja eso de los talantes y estilos, las simpatías y las menos simpatías. Este año la lista fue menos extensa que el pasado, pero no por ello dejó de tener detalles sorprendentes. Es verdad que el llamado Consejo Episcopal (Obispo y vicarios) lo tiene difícil, pues cada vez somos menos curas y de edad media más alta, pero, aún así, da la sensación de que no  piensan bien del todo las cosas. No sé por qué razones se empeñan en “armar el puzle” durante el mes de junio y publicarlo a primeros de julio, porque los cambios no se hacen efectivos hasta septiembre. Dedicando un mes más al tema y hablando con las partes implicadas, seguro que habría menos equivocaciones. Y no digo equivocaciones por mi cuenta, sino basándome en que cada año mueven a dos o tres curas a los que ya habían movido el año anterior, reconocimiento explícito de que te equivocaste. Y esas equivocaciones dan lugar a que haya parroquias que tienen que conocer en tres años a tres curas distintos, y viceversa, lo cual no deja de ser una barbaridad. Y menos mal que corrigieron lo previsto para la Villa, pues en principio se anunció que el nuevo cura de la Villa compatibilizaría el cargo con el de Rector del Seminario de Oviedo, lo que no se le ocurre ni al que asó la manteca. En fin, habrá que repetirles a los del Consejo Episcopal la misma sugerencia del año pasado: que en lo sucesivo se lo piensen mejor y que su primer criterio de decisión sea siempre el sentido común.

-Por si te parecen monsergas eclesiásticas sin interés los dos temas precedentes, dedico el último tercio a algo más mundano. Un tal Carlos Manso, que estaba hasta ahora al frente de la organización de la exhibición aérea que hacen en Gijón el mes de julio, declaró hace días en La Nueva España que los que se oponen a ese evento son “cuatro gatos que no van a ningún lado”. No sé quiénes serán los otros tres, pero un servidor no tiene inconveniente en apuntarse a esa cuadrilla gatuna, pues la exhibición de marras me parece manifiestamente prescindible. Pase que tengamos, como mal menor, que disponer de un ejército y el arsenal necesario para defender el territorio nacional y a los ciudadanos, pero de ahí a presentar como atracción turística instrumentos que se utilizan para matar media un abismo. Si a esto añadimos el elevado coste que supone organizar el evento y la contaminación acústica y medioambiental que genera, es obvio que los posibles beneficios que de él se derivan, más que nada para los hosteleros, pesan mucho menos que los inconvenientes. Y no es que me crea que los miles de personas que asisten al espectáculo tengan un talante más belicista que tú o que yo. Me imagino que vayan simplemente porque les parece un espectáculo y por el impacto visual de las acrobacias aéreas. También aseguraría que los que acuden no tienen parientes o amigos viviendo en países en guerra. Pero, aunque no los tengamos, no está de más ponerse en su lugar y en el lugar de las víctimas de tanta guerra absurda, diciéndoles a los organizadores del festival que vayan a “jugar a los avioncitos” a otra parte.

          

J. Manuel Fueyo