upap

Diciembre 2019

Nº 11


MISAS DEL MES:

Domingo día 1: en San Justo a las 10; en Bedriñana, a las 11, por Ernesto, Abdón, Marina, Angel, María Faustino, Luisa y Rogelio; en Careñes, a las 12, por Palmira Palacio; en Castiello a la una; en Oles (iglesia nueva) a las 4, aniversario de Marina Tuero y en Arroes, a las 5, por Suceso Nava.

Viernes 6: en Arroes, a la una, por Damián y familia

Sábado 7: en Bedriñana, a las 12, aniversario de Mª Carmen Tuero Puente; en Argüero a la una; en Oles (iglesia nueva) a las 4; en Tazones a las 5 y en San Martín, a las 6, por Violeta Tuero.

Domingo 8: en La Lloraza a las 10; en Bedriñana, a las 11, por Abdón García y Luisa Peón; en Villaverde, a las 12, por Silvino; en Castiello a la una y en San Miguel de Arroes, a las 5.

Martes 10: en La Lloraza, a la una, fiesta de Santa Eulalia y bendición de la imagen

Viernes 13: en Castiello, a las 12 y media, fiesta de Santa Lucía

Sábado 14: en Argüero, a la una, aniversario de Angel Cifuentes; en la capilla de Santiago a las 4; en Tazones a las 5 y en San Martín, a las 6, por Bernardo Costales.

Domingo 15: en Bedriñana, a las 11, por Antonio, Ramón y Ana María; en Careñes, a las 12, por Mercedes Costales y Demetrio del Valle; en Castiello a la una y en Arroes a las 5.

Sábado 21: en Careñes, a las 12, aniversario de Nely Carneado; en Argüero, a la una, aniversario de Secundino Obaya y por su esposa Rosa Peón; en Oles (iglesia nueva) a las 4; en Tazones a las 5 y en San Martín, a las 6, por Enrique Barro y Aurora Estrada.

Domingo 22: en Bedriñana, a las 11, por Faustino y Marina García; en Villaverde, a las 12, por Manuel y Guadalupe; en Castiello a la una y en San Miguel de Arroes, a las 5, por Angel e Ismael.

Miércoles 25: en Bedriñana, a las 11, por J. Luis Elías; en Careñes a las 12; en Tazones también a las 12; en Castiello a la una; en Argüero, también a la una; en Arroes a las 5 y en San Martín a las 6.

Viernes 27: en Tuero a las 5

Sábado 28: en Sariego a las 12; en Argüero a la una; en la capilla de Santiago a las 4; en Tazones a las 5 y en San Martín a las 6.

Domingo 29: en Oles (antigua iglesia), a las 10, por Pipo; en Bedriñana, a las 11, por Margarita y Mª Luisa Solares; en Villaverde, a las 12, por Silvino; en Castiello a la una y en Arroes a las 5.


OTROS AVISOS:

-Como en algunas parroquias no dispongo de tiempo para cuestiones de despacho los días que hay Misa, hay que buscar una solución: de momento iré a Bedriñana los primeros y terceros martes de mes, de once a doce; a Tazones los segundos y últimos martes de mes, también de once a doce; a Careñes los primeros y terceros viernes de mes, de doce a una, y a Villaverde los segundos y últimos viernes de mes, también de doce a una. Todo ello suponiendo que no concida con un entierro. El resto de la semana también estoy disponible en Argüero, salvo un día que suelo ir a Oviedo.

-Hasta mis oídos ha llegado el rumor de que en una de estas parroquias un vecino toca las campanas en alguna Misa de difuntos y le cobra por ello a la familia del finado-a. Aunque se haga de buena fe, es una conducta irregular que se debe cortar desde ya. Tanto los bienes muebles como los inmuebles de una parroquia no están concebidos para que unos vecinos hagan negocio a costa de otros. Las campanas o se tocan gratuitamente o no se tocan.

-El día de Nanvidad haremos una colecta en favor de Caritas Arciprestal para contribuir con las ayudas que se prestan desde la oficina de la calle Magdalena. Como sucede con Hacienda, Caritas somos todos.


OPINION:

“Ensalada” con obispos, Amazonia y horas extra

-Algunos medios de información religiosa comentaban estos días pasados que la Conferencia Episcopal no había felicitado en esta ocasión a Pedro Sánchez por haber ganado las elecciones. Venía siendo tradición desde que tenemos democracia que el Presidente de la CE felicitase, en nombre de todos los obispos, a los ganadores y esta vez monseñor Blázquez no lo hizo. ¿Por qué? Quizás porque ya los felicitó en abril y no le pareció necesario repetir felicitación. Quizás quiere esperar a que esté la cosa clara y haya Gobierno constituido. Quizás estén los obispos cabreados, porque Sánchez volvió a mencionar en la campaña electoral por enésima vez la posible revisión de los Acuerdos entre el Vaticano y el Estado español…No lo sé, pero me parece que no perdían nada los obispos por mantener la costumbre de la felicitación, porque los silencios también son significativos y pueden dar pie a especulaciones raras. No sé si fue casualidad o no, pero a los pocos días de las elecciones salió la Ministra de Educación en funciones con unas declaraciones más que discutibles sobre la libertad de enseñanza, como si este fuese un juego “tú me la das y yo te la devuelvo”, que no deja de ser infantil y patológico. En todo caso, da la impresión de que las discrepancias dentro de la Conferencia Episcopal son más acusadas que nunca. Y es normal que haya diferencias en un colectivo de 70 obispos, pero antaño publicaban siempre unas orientaciones antes de las elecciones y este año no lo hicieron ni en abril ni en noviembre. Y no parece que sea sólo el tema catalán el que les separa: hace días pronunciaba una conferencia en Madrid y presentaba un libro el cardenal guineano Sarah, al que le han colgado el cartel de ser uno de los más críticos con el Papa, y curiosamente no estaba presente el cardenal madrileño Osoro, pero sí estaban nuestro Arzobispo, don Jesús, y el auxiliar de Valladolid y portavoz episcopal, monseñor Argüello, amén del emérito Rouco. Raro, raro, raro…En fin, ellos sabrán. Precisamente les tocan también a ellos elecciones en marzo y seguro que en las mismas saldrá a relucir nuevamente la “pugna” entre las distintas tendencias. Hay comentaristas que dividen a los obispos entre francisquistas y conservadores, según sean más o menos afines al Papa. Personalmente no me gustan esas etiquetas. Quiero creer que con el Papa están todos, unos seguro que con más entusiasmo que otros. Y quiero creer que todos ellos serán conservadores en unas cosas y progresistas en otras, como podemos serlo los demás ciudadanos, porque es compatible ser conservador y progresista, aunque los políticamente correctos digan lo contrario, e incluso se lo crean.  A lo que iba: no es que tenga especial repercusión en la vida de los cristianos españoles que el Presidente de la Conferencia Episcopal sea uno u otro, pero no deja de ser el rostro, la imagen de la Iglesia española, junto con el portavoz, y por ello tampoco resulta baladí. Por mentar a los dos últimos que hemos tenido, Rouco y Blázquez, quizás sería bueno para los próximos años una figura intermedia: ni tan “protagonista” y beligerante con el Gobierno de turno, como lo fue Rouco, ni tan calladito como está siendo Blázquez. En el término medio dicen que suele estar la virtud.

-Otro tema muy comentado en los medios de información religiosa últimamente fue el Sínodo sobre la Amazonia, celebrado el pasado octubre, y en el que participaron más de 300 personas, entre ellas 180 obispos. Algunos comentaristas cogen el rábano por las hojas, quedándose con los dos o tres detalles más llamativos: que si se propuso ordenar diaconisas, que si se propuso ordenar como sacerdotes a varones casados para atender las zonas más remotas…Los documentos finales de los sínodos pueden tener más o menos enjundia, pero casi siempre se queda la cosa en el papel. Por ejemplo los dos últimos, que versaron sobre la familia (2015) y sobre los jóvenes (2018) respectivamente, generaron más ruido que nueces. Y es que, a diferencia de los Concilios, que tienen capacidad para legislar y hasta para definir dogmas, los Sínodos sólo son consultivos y tienen como fin asesorar al Papa en el tema que se trate. En fin, tiempo habrá para comprobar si el Sínodo amazónico resultó más fructífero que los anteriores.

-Por rematar la página con un tema menos eclesiástico, nada te diré ni de los Eres de Andalucía, ni de Pedro y Pablo, de lo que ya estás más que informado-a. Prefiero esas noticias que son poco comentadas  y que, si de un servidor dependiera, serían primera página todos los días, por ejemplo la relativa a las horas extraordinarias que echan los trabajadores españoles. Las cifras del pasado año me parecen brutales: nada menos que 330 millones de horas, de las cuales el 44 por ciento no se pagaron. Ello les supuso una pérdida de 2300 millones de euros en salario bruto a los trabajadores y una pérdida de 650 millones en cotizaciones, lo que reduciría el déficit de la Seguridad Social en un 3,5 por ciento. Dicho de otra forma, las horas de marras permitirían crear 180.000 puestos de trabajo a jornada completa. ¿No te parece una barbaridad, sufrido-a lector-a? Urgen, pues, medidas de control que acaben con esta sangría. A ver si tenemos, por fin, Gobierno y a ver si coge este toro por los cuernos.      

J. Manuel Fueyo Méndez